Cómo diseñar una etiqueta para seducir al cliente

Está claro que las etiquetas son imprescindibles para cualquier producto, pues ofrecen información muy relevante para el usuario. No obstante, no todas las etiquetas consiguen su propósito, que, aparte de informar es seducir al cliente.
Claves para seducir al usuario

Si bien la etiqueta es una herramienta de marketing, el marketing tiene como premisa y clave fundamental seducir al cliente, y para ello es importante seguir una serie de pautas que conocemos muy bien en Etiquetas Macho.

Según una investigación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, el 55% de los consumidores a menudo usa etiquetas de productos para tener una idea general del contenido nutricional de un alimento o bebida.

De ahí radica la importancia de comunicar de una manera adecuada a través de etiquetas reflexivas y llamativas.

Ahora bien, ¿cómo lo hacemos?

1. No haga razonar al usuario, haga que se emocione

Son muchísimos expertos los que afirman que la emoción es lo que hace que el usuario se mueva, que haga cosas. Igual que lo hacen con otras muchas herramientas como el vídeo, este principio es perfectamente válido para las etiquetas. Usando el diseño, los colores o el tipo de letra adecuada puede conseguir llegar al usuario que pretendes alcanzar. Trate de hacer que se identifique con la etiqueta.

2. Elige el tipo de letra adecuado para la etiqueta

Aunque crea que no, la tipografía en una etiqueta es fundamental para conseguir los objetivos marcados. El usuario identificará ese tipo de letra con la marca de la etiqueta, y será parte de la imagen corporativa de la marca, por eso es tan importante elegirla adecuadamente. No olvide que la tipografía también tiene culpa de la creación o no del ansiado engagement con los usuarios.

Piense en qué tipografía se adapta mejor al público al que va dirigida.

3. Una elección fundamental: el color

Los expertos en marketing y en diseño afirman que este es otro de los aspectos fundamentales en el éxito de una pieza, ya sea un logo o, en este caso, una etiqueta. La elección incorrecta del color en base a los usuarios a los que se dirige puede determinar el fracaso. Así, cada color tiene un significado universal.

No debe utilizarse tonos neutros y en escala de grises, es mejor utilizar algo más vibrante: un poco de color puede ser muy útil.

Por ejemplo, el amarillo es el color que despierta pensamientos positivos al identificarse con el sol. Se usa mucho en refrescos y botellas de leche, por ejemplo.

El verde es el color de lo natural, de los productos ecológicos, y por lo tanto, se usa mucho en productos naturales y saludables.

El rojo es pasión y energía, y por eso lo usan mucho las bebidas energéticas o los videojuegos.

Materiales adecuados para imprimir una etiqueta

Esto debe determinarse antes de que comience el proceso de diseño para obtener los mejores resultados, ya que podría afectar los colores y las fuentes que seleccione. Los materiales texturizados son excelentes para usar en etiquetas de productos hechos a mano o antigüedades, pero los materiales más lisos suelen ser ideales para alimentos y bebidas.

Las marcas que venden alimentos frescos u orgánicos utilizan las etiquetas transparentes para hacer más real la ilusión de no etiquetar. Los diseños se mantienen visibles cuando se contrasta con el color del producto.

Desde Etiquetas Macho le invitamos a que piense con nosotros en qué es lo que quiere que transmita su etiqueta y nos lo cuente, estaremos encantados de ayudarle y tenemos todo lo necesario para hacerlo realidad.

Te llamamos

Déjanos tus datos y te llamamos lo antes posible

Síguenos